Convivir con el Síndrome de Piernas Inquietas

Las personas que sufren el Síndrome de Piernas Inquietas se encuentran en una continua búsqueda de vías para poder convivir con su enfermedad de la mejor manera y para mejorar y reducir sus síntomas.

Llevar una vida tranquila, una dieta y costumbres saludables, cuidar la higiene del sueño y dedicar tiempo al ejercicio y la relajación son algunas de las recomendaciones que resultan de utilidad para favorecer la mejora de los síntomas del SPI:

  • Informarse: Las asociaciones de pacientes, como la Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI) o la Sociedad Española del Sueño son fuentes de información muy importantes para las personas que sufren este tipo de Síndromes. También es interesante tener una relación cercana y continuada con el especialista para hacer un mejor seguimiento de su estado y la evolución de la patología. Para facilitar aún más el acceso a la información, ya sabes que hemos puesto a tu disposición un nuevo recurso informativo: el teléfono gratuito 900 264 048 que estará operativo el día 18 de octubre de 18 a 20 horas. 
  • Higiene del sueño: Se aconseja mejorar los hábitos relacionados con el sueño: acostarse y levantarse siempre a la misma hora, mantener un entorno tranquilo, cómodo, silencioso. Adoptar una buena higiene de sueño, puesto que la fatiga y la somnolencia tienden a empeorar los síntomas.
  • Evitar los excitantes: El tabaco, alcohol, café, té, refrescos excitantes, o el chocolate son algunas de las sustancias o alimentos a evitar, porque al ser excitantes pueden favorecer la aparición de los síntomas.
  • Ejercicio: realizar deporte de forma constante ayuda a mantener los músculos fuertes y las articulaciones flexibles y ágiles. Además, mejora la autoestima y proporciona sensación de control sobre el síndrome de piernas inquietas. Pero debe evitarse el ejercicio intenso a última hora del día porque empeora los síntomas y dificulta el sueño.
  • Relajación y estiramientos: estos puede ser bien mediante actividades como el yoga, el Tai Chi o el Pilates, o con ejercicios al empezar y acabar el día. Otras técnicas, como la musicoterapia o acupuntura, también parecen tener buena aceptación en la rehabilitación de la enfermedad.
  • Mantenerse ocupado: Buscar hobbies o pasatiempos para mantener la mente ocupada, especialmente cuando se están produciendo los síntomas, puede ayudar a relajarse y disminuirlos.
By |2018-10-17T09:02:31+00:00octubre 4th, 2016|La vida con SPI|Sin comentarios

About the Author:

En este blog podrás conocer y compartir información sobre el Síndrome de Piernas Inquietas para que la vida de muchas personas pueda ser mejor.

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.